Anímate a participar en el foro: General Publica tu post
3 envíos / 0 nuevos
Último envío
Imagen de jesykons
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 4 años 4 meses
se unió: 29/07/2010
Pedazo de festival de Grupos Madrid!!

Bueeenas.

Solo decir que me lo pasé teta y el pedo fue muy serio.

Malayssia me sorprendieron (joder como suenan ) y magnificos los 61 gararage.

Todo un lujazo.

Un 10 a la organizacion.

Un saludo pa Dani.

Chao majeteeees.

 

Imagen de GeduR
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 5 meses 2 semanas
se unió: 29/12/2007

Fue cojonudo!!! Pd vamos a intentar meter los comentarios en este hilo http://www.gruposmadrid.com/cronicas/iii-festival-gruposmadridcom-gruta77

GM RULES!!! www.gedur.es

Imagen de Hellkinkis
Desconectado/a
Visto por última vez: Hace 4 años 9 meses
se unió: 06/02/2009

Y ahora vamos nosotros y metemos un pedazo de churro de los habituales. Paciencia, amigos, intentaremos ser breves pero no lo conseguiremos. Todo sea joder al prójimo de alguna retorcida manera.

Que todos los grupos sonaron de cojones no se le escapa a nadie. Que el ambiente fue inmejorable, tampoco. Y que Leturiaga tiene una visión empresarial mucho más aguda que otros catetos, y más en los tiempos que corren, menos aún. Para colmo, soltó 100 pavos de vellón a los músicos para que se comprasen en sus tiendas cachivaches para emitir diversos sonidos. Todo esto nos lleva a:

 

  • Odiar a todo Dios porque no tocamos nosotros, justo cuando sonó todo de lujo, la sala era de privilegio (a nuestro juicio de lo mejorcito de Madrid) y encima soltaron parné. Y bien es sabido por nuestros seguidores que nosotros tocamos por dinero, alcohol y sexo, en este orden o mezclado, que da lo mismo.

¿Y las bandas qué?

Todas divinamente, oiga. Mucha más calidad que en otros conciertos de gran fuste donde tocan conocidisimos soplapollas, encumbrados por la pasta y la malevola y mentirosa promoción televisiva. Vamos, que tendría que haberse visto una cola que llegase hasta la M-30 para comprar entradas y ver el show completo.

Vamos al lío.

A nosotros nos gustan Swamp por: buena gente, buenos músicos, buen quehacer, buenos temas y todo lo demás. Sonaron incomensurables. Thrash de calidad (no Trash, Luigi, que se pronuncia zras, no tras..., tris, tras; que los que hacían zras eran Metallica y los del tras, Motorhead). Comparados con ellos, Metallica son unos matadillos de medio pelo, comenzando porque Swamp cantan mejor y su batería barre con las manos atadas a Ulrich.

Deadman son directamente irrepetibles. Fíjate que a nosotros nos gusta eso del ruido, la caña irreverente, lo disonante y puerco... Pues estos señores tocan, cantan e interpretan exquisitamente. La perfomance de su cantante te lleva elegantemente por su música. Y lo del batería pura delicatessen, un tipo que sabe qué son los acentos, no como el orangután de nuestro batería que se limita a dar hostias sin ton ni son.

Vale, le toca a 61 Garaje, o a Iván, o a 61 Garaje y a Iván... Pues ahora ya sabemos que Iván es el músico total, aglutina la esencia de la música en un cerebro privilegiado y dos manos y dos pies portentosos. Garaje 61 es el multiverso del talento, mil músicos en un escenario, la ubicuidad, el Padre, el Hijo y el Espírtu Santo del sonido. Además es un ser humano humilde, así que por encima de todo representa la genialidad de la constante superación, una de las estrellas que brillan en el gris y oscuro país que nos ha tocado vivir. Sonó perfecto, diáfano, con composiciones estudiadas, trabajadas, infinitamente talentosas... Indescriptible. Algunos de los HellKinKis pensamos que sería un sueño hacer una versión de algún tema de Garaje 61, pero cometeríamos un cruel pecado si destrozásemos cualquiera de sus master piece. Además, una versión de Garaje 61 no es nada sin Iván, porque en caso contrario el escenario se quedaría vacío.

A nosotros nos parece que Malyssia hacen metal. Además un metal increíblemente bueno. Posiblemente Malyssia piensen que somos una panda de soplapollas por decir que hacen metal, pero es lo que nos parece. O a lo mejor es que queremos que nos parezca metal. Pero bueno, metal o no, estos tíos (y una tía) sonaron como una auténtica apisonadora, con una voz mélodica, afinadísima y muy inspirada, lo que los dota de una originalidad desconocida hasta el momento en este país. Lo mejor de Malyssia, de lo mucho que tienen bueno, es que suenan a Malyssia, así que cuando los escuchas no te dan ganas de oír al grupo que los inspira, sino de escuchar más Malyssia más tiempo.

Los que se lo curran intensamente y con grandísimo poder y potencia son también Overdown. Joder, dan la nota músical con precisión y también en el escenario. Es que te quedas embobado viéndolos tan coordinados mientras interpretan una música complicada de cojones. Destacan todos, pero el 10 se lo llevan su cantante, que maneja el tío sin despeinarse los distintos registros, el bataka (gran técnica, amigo) y su teclista... Y tranquilos porque el resto sois de 9,99 (periodo puro). ¿Metal? ¿Emmocore? ¿Mezcla? Pues lo mismo da: lo que hacen, lo niquelan.

Y Violet June son los que pusieron gloriosamente el punto final al asunto, guinda al pastel (como se dice tópicamente) o rúbrica magistral. Con una intéprete de voz cálida, suave y también firme. Con unos músicos que nos dieron una envidia retorcida y malsana por su calidad. Y que todos a la vez sonaron como querríamos sonar alguna vez nosotros y no podremos ya por nuestra edad provecta y falta endémica de talento.

Faltaron a la cita por diversos motivos Confunksion y Obsolete Rockers, y que si llegan a venir estos dos ya le damos la vuelta a todo y nos quedamos definitivamente con el concierto de nuestra vida, que lo fue pero se echó de menos a los que no estuvieron, igual de grandes que los que tocaron y a los que iremos a ver, seguro, la próxima vez que se suban a un escenario.

Y atención: a los que piensen que esto es una lamida de sable en toda regla, pues que se jodan. Decimos lo que pensamos, para bien o para mal. Por eso tenemos más enemigos que amigos. Así que, envidiosos (e usuarios de acidia), a chiflar a la puta vía.

Abrazos.

P.D.: Al final no hemos sido breves... ¡Cachis!